Finalizando el estío, con el comienzo del otoño, algunos ungulados empiezan a preparar el cortejo, otros, como la descendencia de los depredadores, comienzan a aprender de sus progenitores, cómo cazar, cómo subsistir, observan como se desarrollan los lances de caza, etapa importante en su vida si quieren adquirir experiencia y formar su clan.

A ambos grupos, predadores y presas, los podremos observar en su medio, todo ello complementado con clases teóricas que nos servirán para comprender su relación, aprender por donde y cómo se mueven, sin olvidarnos de estudiar y analizar su distribución, situación y conservación. No te lo puedes perder, te esperamos en la cuna del lobo junto con los mayores expertos en biología y seguimiento poblacional de la especie.