No hay nada más común en terminos de evolución que escuchar hablar de “la supervivencia del más fuerte”. No es más que una equivocación de concepto, ya que no es el más fuerte el que sobrevive: la correcta afirmación sería a favor de “la supervivencia del más adaptado”.